martes, septiembre 16


"Me gusta lo complicado.
Me gusta mantenerme optimista en tiempos de quejas.
Me gusta preguntar lo que ya tiene una explicación,
porque siempre hay algo más por saber.
Me gusta lo complicado de no arrodillarme nunca ante nadie, sino ante mis errores y aceptarlos como tal.
Me gusta hacer el mismo camino, y siempre encontrar algo nuevo.
Me gusta el barrio con olor a barrio.
Me gusta el sudor que dibuja el esfuerzo.
Me gusta lo complicado y lo simple.
Como lo simple de tus besos y lo complicado de esperar el siguiente."

Al amor de mi vida.

lunes, septiembre 8





"Las últimas gotas de tu perfume no están en su recipiente.
Hay en mi ropa de invierno y en tus besos de abril.
Hay otro poco en las mañanas de desayunos en la cama, provenientes de noches largas.
Una parte quedó en tus abrazos fuertes, con calor a madre.
Esos abrazos, que dan todos, y no da nadie.
Las últimas gotas de tu perfume te las olvidaste en mis idas y venidas.
En mis ganadas y perdidas.
Pero tu última mirada de despido quedó clavada, en el suspiro sostenido, de cada maniobra de mi olvido."

jueves, septiembre 4



"Primero te doblarás de formas que ni tu cuerpo, ni tu espíritu, imaginaron jamás.
Te tendrás que acostumbrar a andar retorcido, deforme, aunque en aspecto nadie lo note.
Al tiempo tu carne comenzará a abrirse, empujada por los huesos. 

Cortando, sin nada de filo.
Tu gritarás con la boca cerrada.
Lo último en ceder es la piel, quien intenta sostener la situación. 

Como una madre abrazando a su hijo con fiebre, sin saber que más hacer.
Todo terminó para quien eras antes.
Por fin te ganaste tus preciadas y malditas alas, para siempre."

lunes, septiembre 1








"El muchacho más común de cualquier reino, contempló las hazañas de los caballeros.
Partió sin rumbo hacia el norte
Mucho, pero mucho más allá de lo que le era conocido.
Pidió monedas a sus sueños.
Mató esperanzas para darle algo de comer a sus miedos.
Atravesó una tormenta fría y dolorosa.
Los árboles mecieron sus copas
La arena se levantó ante él.
Los demonios sin nombre lo agarraron de los pies.
La tormenta se abrió, casi como mostrándole el camino.
Terminó en el medio de una aldea, rodeado de gente.
Tan común, apurada por llegar a donde sea.
Entre tanta cabeza gacha, vio un rostro.
Una princesa frágil, segura pero quebradiza.
Miró al cielo y desafió al dios de lo necesario.
La tomó de la mano, sólo sus miradas hablaron.
Sus ojos tomaron un trago de sus labios y salieron a pasear por su pelo.
De pronto el reino completo, le pareció poco.
Los sueños prestadores, cobraron su deuda.
La esperanzas mordidas, sanaron.
Los miedos tan alimentados, terminaron desnutridos.
La tormenta desafiante, perdió su rumbo.
Los demonios sin nombre, se alejaron.
La gente tan común, los miró
El dios de lo necesario, no pudo exigir más.
Y así, el muchacho más común de cualquier reino, fue dueño de todo lo conocido por el hombre, por los dioses y por su corazón viajero."



Dedicado al único puerto de mi corazón viajero.

domingo, agosto 31



"El tiempo entero cabió en ese adiós.
Las campanas de la plaza sonaron indiferentes.
Algunas palomas decidieron quedarse para verme caer.
Los colores se fundieron, al igual que mis dolores.
Las personas murmuraron preguntas de obvia respuesta que el silencio respondió.

Dejé de girar esta maldita tierra.
Me ahogué en vacíos tortuosos.
Un pétalo del olvido tocó mi cuerpo.
Me sostuvo la agonía.
Me enderezó el orgullo.
Miré al cielo y nombré a diez mil demonios.
Desafié al creador a crear un peor escenario.
Metí la mano en mi herida sólo para sentirme vivo de nuevo.
Y te vi.
Tan perdida como siempre.
Dibujando carácter en las personas.
Jugando a tu rayuela sobre el precipicio.
Imaginé el peor de los escenarios.
Te abracé.
Me abrazaste.
Y nos abrazó la locura"

sábado, agosto 30


"En los callejones sin salida del corazón.
Bajo los balcones llorones de la gran ciudad.
Hasta en los baches perdidos de la razón.
Te besaría.
Dentro de la más grande multitud.
Rodeado de miradas llenas y vacías.
y aunque te encuentres de lo más perdida.
Te besaría.
Aunque me inventen un castigo.
Por más que me digan que esté prohibido.
Te besaría.
En el borde de lo permitido por los dioses.
Donde, de un lado sólo se encuentra el vacío, y del otro el derecho negado al olvido.
Por donde camina eso que llaman destino.
Para llegar a donde sea que caminamos, tantas veces perdidos.
Yo te besaría.
Te besaría.
Te besaría.
Hasta que los relojes aprendan otra hora.
Y por si alguno se detiene sin aviso.
Te besaría.
Es mi locura, a veces pura, a veces rebajada, siempre tuya. Que prefiere el aceite caliente, a la palabra dibujada.
Y si mi mirada no fuese suficiente testigo al capricho divino de la duda.
Entonces yo, te besaría."


Dedicado al amor de mi vida.

viernes, agosto 29



"Cuando te enamoras de un fantasma, nada es, todo parece.
Pierdes tu esencia buscando la suya.
Asesinas el hoy queriendo revivir el ayer.
No se lo ve irse, solo aparecer.
Cuando te enamoras de un fantasma se asusta la vida.
Es cuando sientes de noche y sueñas de día.
Es porque estás de visita, en un mundo de fantasía.
Cuando te enamoras de un fantasma, traspasas lo permitido.
Todo cobra y pierde sentido.
Bajas la mirada, porque no hay nada para ver.
Cierras los ojos, intentando entender.
Que no es ajeno el dolor, ni la culpa, ni el temor.
Es sólo uno jugando con toda su imaginación."


Suscríbete